Cuando uno tiene la costumbre de sentarse (lápiz en mano) delante de un papel para transformar necesidades planteadas por un cliente en documentos técnicos está afrontando la etapa más crucial de toda obra o reforma. Sobre la realidad de cada encargo: antecedentes, programa de necesidades, etc. considero fundamental asentar la creatividad implícita a dicha etapa, surgiendo así un proceso en el que hago primar mi capacidad para entrelazar valores mediante la intencionalidad. Lamentablemente, hoy en día estos procesos creativos importan poco si los resultados son productos fácilmente consumibles y de rápida digestión, repercutiendo directamente sobre su presupuesto de ejecución final viéndose incrementado drásticamente por decisiones manieristas del ego de quien los afronta en vez de presentar soluciones en base al estudio de necesidades concretas. Si, entre otras cosas, una obra terminada es un proceso que comienza en un papel en blanco, sobre este, en el estudio siempre volcamos las inquietudes del cliente, la realidad sobre la que se trabajara y nuestra capacidad para resolver problemáticas. Sobre este trípode se asienta nuestra actividad creativa, no dejando absolutamente nada en manos de la improvisación salvo aquellos detalles propios de inmuebles en mal estado, antiguos, en los que precisamente es la improvisación adquirida por la experiencia la que resuelve problemáticas.

facebook 52 1

Una vez consensuado el proyecto, tras un continuo contacto con el cliente, presupuestamos la obra al detalle definiendo mediciones por capítulos pormenorizados en partidas y desarrollamos todos los documentos precisos para agilizar los trámites de las correspondientes licencias si procede, documentos que oficialmente nos otorgan la responsabilidad de la correcta ejecución de obra mediante nuestros equipos profesionales, y al cliente la suficiente tranquilidad en la etapa que dure la obra hasta que definitivamente pueda ser parte activa de la misma. Entonces es cuando se podrá hablar de trabajo bien hecho, de reforma llave en mano, en definitiva, de satisfacción.

Share This